Tartaletas de frambuesa

 

Un postre individual, fresco, muy rico, suave al paladar y …. puedes hacerlo bonito. Además de las típicas tartaletas redondas, yo he hecho también corazones, aprovechando unos moldes que tenía.

El postre lo compone una pâte sablée, tipo galleta, una compota de fresas y una crema de vainilla a la que hemos dado el toque crujiente incorporando merengue en el centro. Al final he adornado con frambuesas frescas.
 
Aunque parezca complicada esta receta, no lo es, únicamente hay que leerla bien antes y organizarse, aunque puede hacerse en un sólo día, quizás sea más fácil hacerlo en dos días. El primer día puedes hacer el merengue, la crema de vainilla y lo congelas. El día que se va a comer el postre se hacen las tartaletas, la compota y el montaje.
Si quieres simplificar el postre puedes prescindir del merengue.
 
Ingredientes y preparación
Merengue
– 2 claras de huevo
– 50 g. de azúcar
1.- Batimos las claras a punto de nieve. Cuando comiencen a formarse, vamos añadiendo el azúcar poco a poco hasta conseguir un merengue.
2.- Con una manga pastelera hacemos bolitas de merengue. Horneamos a 80 grados durante 2 horas,
 
Compota de fresas
– 200 g. de fresas
– 30 g. de azúcar
– 20 g. de agua
1.- En un cazo, a fuego no muy fuerte, ponemos las fresas, el azúcar y el agua. Cuando las fresas están ya casi deshechas, retiramos del fuego y las aplastamos con un tenedor. No hace falta batirlas.
 
Crema de vainilla
– 250 g. de leche
– 60 g. de azúcar
– 2 yemas
– 25 g.  de maizena
– 25 g. de mantequilla
– 1 hoja de gelatina
– 2 vainas de vainilla
– 175 g, de nata
 
1.- Hidratamos la gelatina poniéndola en un bol con agua fría.
2.- Calentamos en el fuego la leche y la vainilla (sacamos la pulpa y ponemos todo con la leche, la pulpa y la vaina).
3.- Mientras, en un bol batimos las yemas con el azúcar; después añadimos la maizena y mezclamos.
 
4.- Sacamos las vainas de vainilla de la leche y vamos echando la leche a los huevos, mezclamos.  Cuando está todo mezclado, volvemos a ponerlo todo en el cazo a fuego lento, removiendo sin parar hasta que conseguimos una crema.
 
5.- Cuando ya tenemos la crema, fuera del fuego le añadimos la gelatina escurrida y mezclamos. Después añadimos la mantequilla. Tapamos con un film y metemos en el frigorífico.
6,- Una vez que está fría la crema, montamos la nata y la mezclamos en tres veces, muy despacio.
7.-  Echamos crema de vainilla en unos moldes circulares y, en el centro, ponemos una bolita de merengue. Congelamos.
 
Pâte sablée
– 75 g. de mantequilla
– 15 g. de almendras molidas
– 50 g. de azúcar glas
– 1 vaina de vainilla
– 30 g. de huevo
– 125 g. de harina
– Flor de sal
 
1.- Batimos la manteqilla, el azúcar glas y la vainilla (aplastamos con un cuchillo la vaina y sacamos la pulpa).
2.- Añadimos las almendras, la harina y una pizca de sal y mezclamos. No hay que batir mucho. 
3.-Echamos el huevo y, cuando esté incorporado, sacamos la masa de la batidora; hacemos una bola, la envolvemos en film de cocina y la metemos en el frigorífico 1 hora.
4.- Sacamos la masa del frigorífico, la ponemos entre dos hojas de papel de horno y la  extendemos. La volvemos a meter un ratito en el frigorífico para que vuelva a endurecerse un poco.
5.- Volvemos a sacar la masa del frigorífico y cortamos con los moldes que vayamos a utilizar. Ponemos la masa en los moldes, la pinchamos con un tenedor para que no suba en la cocción y horneamos a 160 grados durante 20 minutos.
Montaje
 
1.- Ponemos en el centro de la tartaleta compota de fresas y encima la esfera de vainilla que habremos sacado del congelador. 
2.- Adornamos con las frambuesas. Podemos pincelar la esfera con un poco de compota para que las frambuesas se peguen mejor.
3.- Si queréis dar un toque más fresco, añadimos lima rallada.

Delicioso postre individual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *