Tarta día de la madre

En el día de la madre quería hacer una tarta que resultase bonita (y buena, por supuesto), y en la que los colores fueran el blanco y el rosa. El resultado ha sido este pastel de chocolate.

La tarta está compuesta por un bizcocho de chocolate sin mantequilla, muy esponjoso, relleno de crema de chocolate y cubierto por una chantilly de mascarpone y vainilla. Las flores las he hecho con fondant y son muy fáciles de hacer.
Ingredientes y preparación
Bizcocho de chocolate
Las cantidades de los ingredientes va a depender del tamaño y altura que queráis darle a la tarta. Yo he utilizado un molde pequeño de 16 cm. Es un molde sin base.
– 4 huevos
– 100 g. de azúcar
– 75 g. de harina
– 40 g. de cacao
– 1 sobre de levadura
1.- Batimos durante unos minutos los huevos y el azúcar hasta que doblen su volumen.
2.- Añadimos la harina, el cacao y la levadura tamizados y mezclamos muy despacio para que la masa no baje de volumen.
3.- Horneamos a 180º durante 25 minutos.
4.- Dejamos enfriar y desmoldamos.

Crema de chocolate

– 300 g. de nata líquida
– 150 g. de chocolate
– 25 g. de miel
– Flor de sal
1.- Calentamos la nata con la miel y cuando comience a hervir la retiramos del fuego. La echamos encima de los trozos de chocolate, añadimos una pizca de sal y batimos.
2.- Cubrimos con film de cocina y dejamos enfriar.
Chantilly mascarpone vainilla
– 500 g. de nata líquida
– 300 g. de mascarpone
– 1 Cda. de azúcar
– 1 vaina de vainilla
1.- Montamos la nata junto con el mascarpone, el azúcar y la pulpa de la vaina de vainilla.
2.- Tapamos con film de cocina y guardamos en el frigorífico.
Montaje
– Cortamos el bizcocho en 3 discos.
Podemos bañar los discos del bizcocho con un almíbar hecho de agua y azúcar, o bien calentamos medio vaso de leche y una cucharada de cacao.

– En el molde que hemos utilizado para hacer el bizcocho ponemos un disco y lo cubrimos de crema de chocolate. Ponemos encima otro disco y volvemos a cubrir con crema de chocolate. Cerramos la tarta con el último disco. Guardamos en la nevera un ratito para que coja forma. Se puede hacer el día de antes.
– Sacamos la tarta del frigorífico y desmoldamos. Cubrimos toda la tarta con una primera capa de la chantilly, extendiéndola bien por toda la tarta y la volvemos a guardar en el frigorífico por lo menos 15 minutos.
– Volvemos a cubrir la tarta con la chantilly hasta que nos queda lisa.
– Adornamos con el resto de chantilly que nos ha quedado,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *