Tarta de cumpleaños con crema de mascarpone

Delicioso cumpleaños

No es un trozo de tarta, es la tarta entera, pero me pareció que era bonita para un cumpleaños; como siempre … lo primero es que esté deliciosa.
La tarta está compuesta por un bizcocho esponjoso (biscuit à la cuillère que ya he utilizado para otras tartas), una crema de chantilly y mascarpone (deliciosa) y pasta fondant para adornar. Yo no soy nada mañosa, así que cuanto más  mañosos seáis y más imaginación tengáis más bonita os quedará.

Para que la crema tenga consistencia y no quede muy líquida, será conveniente hacerla el día de antes.
Ingredientes y preparación
Crema de mascarpone
– 400 ml. de nata líquida
– 75 g. de azúcar
– 250 g. de mascarpone
– 1 vaina de vainilla

1.- Ponemos a calentar la nata junto con el azúcar y la vainilla (abrimos la vaina y echamos tanto la vaina como la pulpa; podemos sustituir la vaina de vainilla por vainilla en líquido). Antes de que empiece a hervir, sacamos la vaina de vainilla y echamos la nata caliente en el queso mascarpone, mezclamos hasta que se disuelva.
2.- Tapamos el bol donde tenemos la crema con papel film en conctacto con la crema y guardamos en el frigorífico toda la noche.

Bizcocho
– 4 huevos
-70 g. de azúcar
– 40 g. de harina
-40 g. de maizena
-1/2 sobre de levadura

1.- Batimos las claras a punto de nieve, vamos añadiendo la mitad del azúcar poco a poco hasta obtener un merengue. Reservamos.
2.- Batimos las yemas con el resto del azúcar, hasta que estén cremosas.
3.- Añadimos, más o menos, un tercio del merengue a las yemas y mezclamos con cuidado. Incorporamos la harina, la maizena y la levadura y continuamos mezclando a mano. Cuando ya estén las harinas mezcladas, vamos incorporando el resto del merengue en dos veces y mezclamos con cuidado para que no bajen las claras.
4.- Extendemos la masa en una placa de horno y horneamos unos 12 minutos a 200º. De todas formas, hay que vigilar.

Montaje
– Cortamos el bizcocho en triángulos grandes iguales. Podemos pincelarlos con un almíbar para que no estén tan secos, pero yo no lo hice y la crema fue empapando el bizcocho, de tal forma que no quedó nada seco.

– Sacamos la crema del frigorífico y la batimos hasta conseguir que espese, al principio parecerá que no va a espesar nunca, pero sí, la batiremos unos minutos hasta montar la crema. Se puede hacer a mano con unas varillas, pero también la podemos montar con una batidora.

– Cogemos un triángulo del bizcoho y ponemos encima crema, lo cubrimos con otro triángulo y ponemos también encima nata, así hasta terminar con el último triángulo. Por último, cubrimos con crema toda la tarta. 

– Si podemos guardarla unos minutos en el congelador, mejor, si no, la metemos en el frigorífico, más o menos una hora,  para que luego sea más fácil poner el fondant.
– Si no nos atrevemos con el fondant, si hemos cubierto bien la tarta con la crema, podemos adornarla así, pero queda más bonita con el fondant.
– Ponemos algo de azúcar glas en la encimera y alisamos el fondant con un rodillo hasta que quede liso y fino; cubrimos con el fondant la tarta y vamos dándole la forma de la tarta.
– Finalmente, adornamos a nuestro gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.