Tarta biscuit de almendra, caramelo salado y mousse de chocolate

De vez en cuando hay que ser más atrevid@s en la cocina y arriesgarse con postres que, seguramente, no pasarán desapercibidos por nadie y que te valorarán.
Esta tarta es algo más que una tarta, son capas de sabores que se van descubriendo al comer. No es complicada de hacer aunque sí un poco trabajosa por las fases que lleva, pero cada una de ellas ya las hemos ido haciendo en otras recetas.
Merece la pena dedicar tiempo a este postre porque será un éxito de sabor.
Primero vamos a hacer un biscuit de almendras aunque, si lo prefieres, puedes sustituir las almendras por avellanas o pistachos. Tendremos que realizar también una mousse de chocolate, una crema de caramelo  y, por último, un glaseado de chocolate.
 
Para organizarnos, podemos realizar el día anterior la crema de caramelo y la mousse, o sólo uno de ellos. Si no tenemos avanzado nada, también podemos realizar la tarta en un sólo día, pero sí que necesitamos tiempo porque tenemos que ir metiendo la tarta al congelador o frigorífico para poder añadir las cremas. Finalizada la tarta, la volveremos a poner en el congelador y, al día siguiente, será cuando le pongamos un glaseado de chocolate por encima y estará lista para comer.
En resumen: un día realizaremos la tarta, la congelaremos y al día siguiente nos la comeremos.
Antes de empezar hay que leer bien la receta entera y preparar los ingredientes.
 
Ingredientes y preparación
Biscuit de almendra
– 125 de almendras picadas
– 5 huevos
– 30 grs. de harina
– 50 grs. de mantequilla
– 75 grs. de azúcar
 
1.- Batimos las yemas con la mitad del azúcar. Con la otra mitad, montamos las claras aparte.
2.- Añadimos la mantequilla fundida a las yemas y después incorporamos, poco a poco, las claras; las vamos mezclando con las yemas muy despacio.
3.- Para hornear podemos hacer dos cosas: 
          – poner toda la masa en un molde redondo de unos 24 cm. de diámetro y después de horneado cortaremos los discos del bizcocho. En este caso hornearemos durante unos 25 ó 20 minutos a 180º, estando pendientes de cuando esté el bizcocho; o
          – podemos poner toda la masa en una placa de horno con papel vegetal y extender la masa por toda la placa, en este caso después de horneado deberemos cortar discos de unos 18 cm.  Horneamos unos 12 minutos a 180º.
4.- Dejamos enfriar.
 
 
Mousse de sabayón al chocolate
– 160 grs. de chocolate al 70% de cacao
– 60 grs. de azúcar
– 20 ml. de agua
– 3 yemas
– 1 huevo entero
– 250 grs. de nata montada
 
1.- Fundimos al microondas o al baño maría las 3/4 partes del chocolate, le damos vueltas, le añadimos el resto y acabamos de fundir todo.
2.- En un cazo, al fuego, ponemos el agua y el azúcar y hacemos un jarabe (cuando el azúcar esté como un almíbar pegajoso y antes de que coja el color del caramelo).
3.- Batimos las yemas y el huevo entero, le añadimos el jarabe y lo batimos todo. Dejamos enfriar.
4.- Incorporamos a los huevos y jarabe el chocolate fundido.
5.- Echamos el chocolate sobre la nata montada, poco a poco (recuerda: hay que echar siempre lo caliente sobre lo frío) y mezclamos.
 
Crema de caramelo con mantequilla salada
– 180 grs. de azúcar
– 100 ml. de nata líquida
– 100 grs. de mantequilla salada
 
1.- Ponemos en un cazo, al fuego, el azúcar. Cuando tengamos hecho un caramelo líquido (con cuidado de que no se queme), bajamos el fuego y añadimos con mucho cuidado la nata (hay que tener cuidado porque puede saltar). Verás que comienza a hacer burbujas. Deja que se deshaga completamente el caramelo.
2.- Fuera del fuego añade la mantequilla en trozos y da vueltas para que se disuelva (si fuera necesario vuelve a llevar un poco al fuego).
3.- Hay que enfriar esta crema; la podemos meter 5 ó 10 minutos en el congelador o un ratito más largo en el frigorífico.
 
 
 
 
 
Glaseado de chocolate (lo haremos al día siguiente, cuando saquemos la tarta del congelador y la vayamos a finalizar y a comer)
– 75 ml. de agua
– 70 grs. de azúcar
– 70 ml. de nata líquida
– 30 grs. de cacao
– 1 hoja de gelatina
1.- Hidratamos la hoja de gelatina poniéndola en un plato con agua fría.
2.- Ponemos al fuego el azúcar y la nata; lo retiramos del fuego antes de que comience a hervir.
3.- Fuera del fuego añadimos el cacao y removemos; después la hoja de gelatina escurrida. Batimos y dejamos enfriar antes de echarlo a la tarta.

Montaje
Además de los ingredientes que os he dicho, necesitaremos también un paquete de galletas oreo, las cuales espizcaremos o trituraremos.
– Cogemos un disco de biscuit y le ponemos por encima una capa de mousse de chocolate (debemos guardar parte de mousse para finalizar la tarta). Lo metemos al congelador unos 10 minutos para que quede firme la mousse en el bizcocho.
– Sacamos del congelador la tarta y ponemos por encima galletas oreo espizcadas (dejaremos unas pocas para el final) y después una capa de crema de caramelo (no hace falta que echemos toda la crema que hemos realizado, ya que puede quedar muy dulce). Ponemos encima del caramelo el otro disco de biscuit y le añadimos el resto de mousse de chocolate.
– Metemos la tarta en el congelador unas 6 horas.
– Sacamos la tarta del congelador y le echamos por encima el glaseado de chocolate. Para no manchar mucho pongo la tarta en la rejilla de horno y debajo una placa de horno.
– Con el resto de galletas oreo las vamos pegando alrededor de la tarta y decoramos como más nos guste.

 

Atrévete con nuevas texturas y sabores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.