Pastas de lima

Estas pastas han tenido mucho éxito entre la gente de mi alrededor que las ha probado. Son unas pastas que se funden en la boca, sin resultar pastosas, y con un toque ácido que le da la lima.
Muy ricas y distintas a las pastas tradicionales que estamos acostumbrados a probar. 

La receta es de Martha Stwewart, famosa empresaria y presentadora estadounidense, autora también de numerosos libros de cocina, compartiendo recetas en su página de internet.
Ingredientes y preparación
– 270 g. de harina
– 15 g. de maizena
– 170 g. de mantequilla pomada
– 30 g. de zumo de lima
– ralladura de una lima
– 40 g. de azúcar glas más otros 80 g. para después
– una pizca de sal
– unas gotas de vainilla
1.- Batimos la mantequilla y los 40 g. de azúcar glas a una velocidad rápida durante 3 minutos.
2.- Añadimos el zumo de lima, la ralladura y la vainilla. Batimos durante otro minuto más
3.- Mezclamos la harina, la maizena y la sal y la incorporamos tamizada a la mezcla anterior. Ahora vamos a mezclar más despacio, no hay que trabajar mucho la masa ya que así quedarán más sabrosas. No tenemos que esperar a que todo quede amalgamado, sino que cuando hayamos batido un poco la harina terminaremos mezclando todo con las manos, despacio y la metemos en el frigorífico. Lo normal es que la tengamos 1 hora en el frigorífico, pero ….. si tenemos prisa ….. pues la sacaremos antes o la metemos menos minutos en el congelador. Puedes hacerla también el día de antes, entonces verás que la mantequilla ha hecho que la masa se endurezca, no te preocupes, espera un poco o ablándala un poco con los dedos.

4.- Aquí cambio ahora la forma de hacerlas respecto a Martha Stewart, quien forma un rulo con la masa, la mete en el frigorífico y después corta con el cuchillo como si cortásemos rodajas de una barra de salchichón, así le salen más redondas y regulares las pastas.
Yo he preferido hacerlas como suelo hacer las galletas con este tipo de masas. Extiendo la masa entre dos hojas de papel de horno (puede hacerse en varias veces), y con un vasito hago las formas de las pastas. No hay que dejar muy fina la masa, deja que las pastas sean algo más gruesas.
Si la masa se va reblandeciendo, la metemos unos minutos  en el frigorífico.

5.- Con el horno precalentado a 150º horneamos durante 12-14 minutos. Yo las saco del horno cuando se empiezan a dorar por abajo, aunque parezca que no están hechas. Debes tener también en cuenta el grosor de las pastas para calcular el tiempo de horneado. Las dejamos enfriar.

6.- Ponemos en un bol el resto del azúcar glas y vamos metiendo cada una de las pastas para que cojan el azúcar glas. Las pastas tienen que estar totalmente frías para que el azúcar se quede en las pastas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *