Merveilleux

Maravilloso, esa es la traducción al castellano de este delicioso postre.
Capas de merengue cubiertas con chantilly y adornadas con copos de chocolate. Especialidad de Lille, al norte de Francia
Frederick Vaucamps reinventó este maravilloso postre que databa del siglo XVIII, perfecciona la receta y consigue el gran éxito de su patîsserie aux merveilleux. Deliciosos merveilleux de crema de chocolate, de café, de almendras y avellanas caramelizadas, de crema de caramelo… 
 
Yo es la primera vez que los hago, no me pude resistir a ellos cuando los vi en un reportaje y después en un programa francés que sigo: qui sera le prochain grand patîssier, un programa de France 2 dedicado exclusivamente a la repostería; aparte de poder practicar francés, he aprendido muchas cosas sobre repostería, sobre el montaje de los postres, su elaboración menos azucarada …
 
O aseguro que estos merveilleux que he hecho este fin de semana han sido un auténtico exitazo; cuando ví la cantidad que me salían me dije “a regalar a las vecinas”, pero no ha podido ser, mis vecinas se han quedado sin poder probarlos.
 
Los que yo he hecho han sido los básicos: merengue, chantilly y copos de chocolate, aunque no pude evitar la tentación de introducir otro sabor y alguno lo realicé de crema de caramelo (hice un toffe con caramelo líquido y nata) y se lo añadi al chantilly (en este caso el chantilly lo habremos hecho sin azúcar).
 
Habrá próximas veces … ya que mi jurado sólo han sido mi marido y mis hijos; a ellos les han encantado.
 
Ingredientes
–  4 claras de huevo a temperatura ambiente
– 100 grs. de azúcar
– 100 grs. de azúcar glas (podemos echar algo menos si no los queremos tan dulces).
– 300 ml. de nata para montar
– 25 grs. más de azúcar para la nata
– copos de chocolate (yo rallé chocolate con un rallador)
 
Elaboración
1.- Precalentamos el horno a 170º. Montamos las claras en una batidora para hacer un merengue; cuando vayan teniendo cuerpo, comenzamos a incorporar poco a poco el azúcar; continuamos batiendo hasta que consigamos un merengue.
 
2.- Incorporamos al merengue el azúcar glas y lo mezclamos muy despacio intentando que el merengue no baje. Ponemos  el merengue en una manga pastelera y hacemos círculos en la placa de horno. Sí queremos conseguir tamaños medianos, haremos círculos de unos 8 cm. de diámetro. Yo también los hice más pequeños y, la próxima vez, los haré más pequeños todavía para que quepan en el molde de una magdalena.
 
3.- Horneamos durante 30 minutos a 170º (es una manera rápida de hornear, ya que normalmente los merengues tardan de una a dos horas a una temperatura de 80 a 90º). Al sacarlos deben quedar ligeramente coloreados por el exterior y más blancos por dentro.
4.- Batimos la nata con 20 grs. de azúcar. 
 
Montaje
Ponemos un disco de merengue, le echamos por encima chantilly, lo cerramos con otro disco y lo envolvemos todo con chantilly otra vez. Después, lo cubrimos todo con los copos de chocolate.
 

La sutileza del merengue

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.