Ensalada de otoño

Aprovechando las granadas que todavía tenemos

 
Las ensaladas no son únicamente para el verano, podemos hacer muy buenas y ricas ensaladas con los alimentos típicos del otoño.
Lo ideal de esta ensalada es que la tomes templada, pero también está estupenda si la comes fría. Templada se puede comer porque lleva guisantes y calabacín que podemos añadirlo caliente.
 
Como la mayoría de las ensaldas, ésta también lleva tomate y cebolla. Aunque las ensaldas es cuestión de imaginación, creo que al hacer una ensalada tampoco tenemos que ir poniendo todos los alimentos que se nos ocurran, siempre tenemos que elegir qué sabor queremos resaltar en el resulatdo final.
 
El toque de la granada que se añade al final, le va a dar a la ensalada el toque fresco.
 
Ingredientes
– 1 tomate
– 1/2 calabacín
– 1 puñado de guisantes
– 1/2 cebolla fresca
– una porción de queso fresco
– 4 nueces
 
Preparación
 
1.- Primero cortamos en cuadraditos pequeños el calabacín y lo freimos un poquito con muy poco aceite. Al freirlo debe quedar crujiente, por lo que aconsejo no freirlo mucho. No hace falta echarle sal ya que se la pondremos luego a la ensalada. Cuando esté frito, lo ponemos en un plato con un papel de cocina para que absorba el aceite.
 
2.- Cocemos los guisantes, los escurrimos y reservamos.
 
3.- Partimos la granada y sacamos los frutos de la media granada. Partimos también las nueces (podemos hacer algunos trozos más pequeños con las manos). Reservamos las granadas y nueces.
 
3.-  En un bol ponemos el tomate cortado en cuadraditos pequeños, añadimos la cebolla también cortada en trocitos pequeños y el queso fresco.
Incorporamos el calabacín y los guisantes. Ponemos sal, aceite y un poquito de vinagre a la ensalada.
 
4.- Por último, añadimos las nueces y las granadas.
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.