Vi una foto en Instagram  de un postre parecido a este que os traigo hoy y empecé a dar vueltas en la cabeza cómo hacerlo y los ingredientes que podría ponerle.

El resultado ha sido lo que he llamado brownie crujiente de avellana. ¿Por qué?.  Porque la base de este postre es como un brownie finito y luego las avellanas caramelizadas le dan un toque crujiente.

No os conforméis con hacer buenos postres, hacedlos también bonitos y divertidos, que entren por los ojos.

Primero he hecho un bizcocho finito de chocolate con muy poca harina y poco tiempo de horneado. Es el que utilicé en la receta anterior. Muy fácil y rápido de hacer.
 
Una vez que está hecho el bizcocho, le he dado la forma, cortando con un molde circular más pequeño en el centro. Después lo he bañado de chocolate con algo de leche y avellanas. Una vez frío lo he rellenado con una crema de chocolate y avellanas y, por último y para decorar, le he puesto una capa de chocolate.
 
Os dejo la receta por el orden que yo le he hecho y que considero más práctico.
 
Ingredientes y preparación
Avellanas caramelizadas
– 130 g. de avellanas
– 70 g. de azúcar
 
1.- Ponemos al fuego las avellanas y el azúcar. Cuando vemos que el azúcar comienza a hacerse caramelo, bajamos el fuego y damos vueltas a las avellanas. Tenemos un ratito hasta que se caramelicen bien las avellanas y las ponemos en un papel de horno para que se enfríen.
 
2.- Cogemos más o menos la mitad de las avellanas y las trituramos bastante, lo más finas que podamos o hasta obtener una masa. Las guardamos, porque las vamos a utilizar en la crema de chocolate.
 
3.- El resto de las avellanas las metemos en una bolsa y con un rodillo las machacamos un poco, no mucho, para que queden trozos grandes.
 
Crema de chocolate
– 200 g. de nata líquida
– 75 g. de chocolate
– las avellanas que tenemos trituradas
 
1.- Calentamos la nata; cuando comience a hervir la echamos encima del chocolate troceado y batimos. Después añadimos las avellanas trituradas y batimos otra vez hasta que quede todo mezclado. Guardamos en el frigorífico hasta el día siguiente (o por lo menos 4 horas).
 
Brownie
– 70 g.  de mantequilla
– 40 g. de chocolate negro
– 85 g. de azúcar moreno
– 2 huevos
– 32 g. de harina
– 4 g. de cacao en polvo
– Una pizca de sal
 
1.- Fundimos al baño maría el chocolate y la mantequilla.
 
2.- Batimos 2 minutos los huevos y el azúcar.
 
3.- Añadimos el chocolate a los huevos y batimos un poco. Incorporamos la harina, el cacao y la sal. Mezclamos hasta que esté todo integrado.
 
4.- Horneamos 12 minutos a 170 grados con el horno precalentado. Aunque te parezca que es poca cocción no lo es; lo puedes dejar en el horno algún minuto más, pero lo bueno de este bizcocho es que esté blandito, con el chocolate recién fundido.
 
Baño de chocolate
– 100 g. de chocolate
– 75 ml. de leche
– avellanas machacadas (dejaremos algunas para adornar)
 
1.- Ponemos el chocolate en un cazo para fundirlo al baño maría y le vamos añadiendo poco a poco  la leche y dando vueltas con unas varillas para mezclarlo,  después añadimos las avellanas. Si se queda demasiado sólido se puede añadir una poca leche.
 
Cobertura de chocolate
– 100 g. de chocolate (puede ser blanco o negro)
 
1.- Fundimos el chocolate en el microondas, sacándolo antes de que se haya fundido todo; fuera se acabará fundiendo todo dándole vueltas.
 
2.- Extendemos el chocolate en una lámina de acetato (es como un plástico que podréis comprar en las papelerías). Metemos en el frigorífico.
 
 
3.- Antes de que se haya endurecido del todo el chocolate, le damos la forma. Utilizamos los mismos moldes que los utilizados en el bizcocho. Marcamos el chocolate con los moldes y metemos en el congelador unos minutos.
 
 
Montaje
– Cortamos el bizcocho por el centro utilizando un molde circular.
 
– Bañamos el bizcocho con el chocolate y avellanas. Dejamos enfriar.
 
– Sacamos la crema de chocolate del frigorífico y la batimos con unas varillas hasta que se monte la crema. La ponemos en una manga pastelera y adornamos el bizcocho. Ponemos también parte de avellanas caramelizadas que hemos guardado.
 
– Sacamos del congelador la cobertura de chocolate y, con mucho cuidado, con una espátula sacamos el chocolate y lo ponemos encima de la crema de chocolate. Adornamos también por encima con el resto de avellanas.
 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *