Bizcocho mágico de vainilla

Bizcocho cremoso, muy cremoso, con tres texturas, primero de flan, después una textura cremosa y finalmente esponjoso. A mí me recuerda a una quesada.
El truco está en el horneado, temperatura no muy alta y casi una hora de cocción. 
Para comerlo deberemos esperar al día siguiente (si aguantamos), porque es cuando más rico estará.
 
Ingredientes
– 500 ml de leche
– 5 huevos
– 140 grs. de azúcar
– 1 cdita. de azúcar avainillada
– 120 grs. de mantequilla
– 110 grs. de harina
 
Preparación
1.- Ponemos al fuego la leche con la vaina de vainilla y la cucharadita de azúcar avainillada. Dejamos que se caliente sin que llegue a hervir.
2.- Batimos las claras de los huevos a punto de nieve y reservamos. 
3.- Batimos las yemas junto con el azúcar hasta que blanqueen. Añadimos la mantequilla fundida y la leche colada. Batimos todo. 
3.- Vamos incorporando la harina y seguimos batiendo.
4.- Por último, añadimos despacio las claras a punto de nieve y las vamos mezclando con la mezcla que tenemos de leche, yemas, mantequilla y harina.
5.- Ponemos esta mezcla en un recipiente con papel de horno (la mezcla será líquida), y horneamos durante 55 minutos a 150º, con el horno precalentado.
6.- Dejamos enfriar antes de desmoldar. Después lo dejaremos, al menos, tres horas en el frigorífico antes de comérnoslo. También podemos dejarlo toda la noche fuera,
 
Podemos poner por encima azúcar glas.
 

 

Un bizcocho muy cremoso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.