Bizcocho de limón

El resultado de un buen bizcocho depende de muchas cosas. A todos nos encanta ver bizcochos esponjosos, con un buen color y sabor y que tienen volumen. A veces nos parece que no lo vamos a conseguir.  

Los bizcochos son un remedio estupendo para tener en casa para el desayuno o merienda y, además, los puedes hacer de tantos sabores como se te ocurran porque seguro que todos estarán riquísimos. No hay nada más que cogerle el tino. No desistas de hacer bizcochos porque no tengan buena pinta, seguro que están buenísimos y los tuyos se los comen. El siguiente estará mejor.

Os doy algunos consejos:

– Es importante que los huevos estén a temperatura ambiente, no los saques directamente del frigorífico, sácalos unas horas antes de empezar.

– Si quieres conseguir un bizcocho muy esponjoso, te recomiendo que separes las claras de las yemas de huevo, batiendo a punto de nieve, casi en  merengue las claras de huevo y batiendo las yemas con el azúcar hasta que blanqueen (notarás que casi triplican su volumen).
– No es necesario que el azúcar que echemos sea glas, pero si lo es, mucho mejor.

El bizcocho que os traigo hoy a mí me está muy muy rico. Lo he hecho varias veces porque me encanta su sabor. Al llevar bastante limón natural tiene un cierto sabor ácido, pero muy sabroso.

Ingredientes

– 3 huevos a temperatura ambiente

– 90 grs. de azúcar

– 150 grs. de harina

– 125 grs de mantequilla

– 70 ml de zumo de limón natural

– ralladura de limón

– 1 sobre de levadura

Preparación

1.- Separamos las claras de las yemas de huevo y las batimos a punto de nieve. Reservamos.

2.- Batimos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen.

3.- Derretimos la mantequilla y, cuando se haya enfriado, la añadimos a las yemas y mezclamos hasta que esté incorporada.

4.- A continuación incorporamos el zumo de limón y la ralladura de medio limón.

5.- Añadimos la harina y la levadura tamizadas y mezclamos hasta que se haya mezclado todo muy bien y sin grumos. (No hace falta batir, bastará con mezclar los ingredientes con unas varillas).

6.- Por último incorporamos las claras batidas a punto de nieve, pero las vamos mezclando muy despacio, para intentar que no bajen. Si podemos, dejamos reposar la masa unos 15 minutos.

7.- Ponemos la masa en el molde que hayamos elegido (el tiempo de horneado también dependerá del molde), Podemos ponerlo en moldes de magdalenas, poniendo papel de horno en moldes de flanes, quedan estupendos.

8.- Horneamos en horno precalentado a 180º durante unos 45 o 50 minutos. Depende del molde y del horno, así que una vez pasado bastante tiempo (aconsejan que antes de 15 minutos no se abra el horno) vamos mirando a ver si está hecho. Cuando le cojas el tino será muy fácil; mientras, comprúebalo introduciendo un cuchillo o pincho en el centro del bizcocho para ver si sale limpio.

El bizcocho, así, ya está estupendo. Si quieres mejorarlo puedes hacer un almíbar con agua (75 ml), azúcar (30 grs,) y zumo de límón (10 ml.). Con un pincel pueden añadirlo por encima al bizcocho.

Yo, con la masa que me sobra, relleno moldes de magdalenas.

 

Otro bizcocho distinto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.