Base para tartas: Génoise

A veces tenemos muy claro el sabor de la tarta que vamos a hacer, el relleno, la decoración …, pero no nos decidimos por la base de la tarta. Queremos que sea esponjosa, fina, con sabor a chocolate, …


En diferentes entradas del blog os voy a hablar de distintas bases que se pueden utilizar para las tartas. Hoy os hablo de la génoise, un bizcocho ligero que se suele utilizar cortándolo en discos y poniendo crema entre ellos. Es un bizcocho seco, por lo que habrá que bañarlo con algún almíbar. El logro de este bizcocho está en su elaboración, ya que hay que hacer un sabayón, es decir, se baten los huevos y el azúcar al baño maría, lo que luego va a hacer que quede esponjoso.

No es nada complicado de hacer y da muy buen resultado para las tartas rellenas.

 

Ingredientes
– 3 huevos medianos
– 90 g. de azúcar
– 90 g. de harina
– 30 g. de mantequilla fundida
Podemos añadir algo de levadura si queremos que el bizcocho crezca más.

 

Preparación
1.- Batimos al baño maría el azúcar y los huevos hasta que la mezcla blanquee y gane volumen. Después, retiramos del baño maría y continuamos batiendo con la batidora durante unos 8 ó 10 minutos hasta que se enfríe. Ponemos 2 cucharadas de esta mezcla en la mantequilla fundida y reservamos.

2.- Incorporamos delicadamente la harina tamizada, mezclando con cuidado. Añadimos la mantequilla y mezclamos pero sin trabajar casi la masa.

3.- Ponemos en un molde y horneamos de 20 a 30 minutos a 180º en el horno precalentado. Antes de desmoldar esperamos 5 minutos.

Podemos también hornear extendiendo la masa en la placa de horno y luego ir cortando con un molde los discos del bizcocho, o utilizarlo para un brazo de gitano. En este caso, el tiempo de horneado será inferior, de 10 a 15 minutos.

Empezamos a hacer una tarta desde el principio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *